La Navidad es tiempo de tradiciones. Al menos para la mayoría de nosotros. Visitamos lugares comunes, rodeados de las personas que más queremos y no sólo nos reunimos en los mismos escenarios cada año sino que repetimos menús, canciones e incluso conversaciones!

¿Por qué no ser creativos a la hora de adornar la mesa? Al fin y al cabo es donde más tiempo vamos a pasar estas fiestas. En nuestro ADN está celebrar siempre alrededor de una buena comida así que es la oportunidad de esmerarnos para que todo luzca más bonito que de costumbre.

Os confieso que para mí es de lo más divertido de estas fiestas: pensar en qué vajilla voy a utilizar y con qué mantel la voy a combinar; si colocaré velas o esas pequeñas lucecitas que tanto juego dan. Si pondré flores o ramas de abeto… o quizás eucalipto? Me lo paso casi tan bien con los preparativos como celebrando los días grandes de la Navidad.

Está claro que la mayoría de vosotros, sobre todo por mi experiencia desde que existe Villalegría, no compráis un mantel especial sólo para la Navidad por cuestiones prácticas. Al final sólo se pondrá una vez al año y también nos cansamos de verlo si repetimos año tras año. Pero sí es un buen momento para presumir con un mantel que tenga unas caídas importantes, que le den presencia a la mesa, la gran protagonista junto con el árbol de la Navidad. Y quizás es momento de arriesgar con colores y texturas para salirnos del siempre elegante pero poco original blanco.

Este año mis propuestas van por este camino. He querido que los manteles y servilletas que os presento tuvieran texturas diferentes aunque la base sea la misma, el lino. Y también quería colores novedosos.

Mi primera elección es un mantel beige rosado, un color muy poco visto pero sumamente elegante, con un dibujo de estrías oblicuo y con una orilla en otro tono. Es ideal para una celebración formal por la noche, con una buena vajilla y cuberterías de color plata, oro e incluso de asta como la que hemos escogido para la fotos. Combina perfectamente con adornos verdes y dorados, pero también el plata y el burdeos son una opción igualmente especial. Además es un mantel que podremos usar todo el año como iréis viendo si me seguís en Instagram.

Para reuniones más informales, como el desayuno del día de Navidad o la merienda del día de Reyes, he escogido un mantel en un verde oscuro, casi gris, con muchísimo cuerpo y una textura gruesa pero muy suave, perfecta para estas fechas en que nos gusta abrigarnos. La hemos combinado con servilletas en tono mostaza, un color muy cálido que va muy bien con toda la gama de grises, con el azul marino y por supuesto con el verde.

Todos los de nuestros manteles son linos de gran calidad, fabricados por maestros tejedores de tradición centenaria y os aseguro, porque he experimentado ya con ellos, que no cuestan de planchar y en absoluto es necesario pasar por la tintorería si preferís prescindir de ella y lavar los manteles en casa. El próximo post, en enero, lo dedicaré a las manchas para que no os de miedo utilizar manteles oscuros.

Para los reacios a las novedades os traigo una opción más tradicional, la del mantel clásico en gris pálido, con una base de poliéster lino lavado, que hace más fácil la plancha, se arruga menos y tiene toda la prestancia del lino. Lo hemos bordado con estrellas de nieve en tonos rojos y verde olivo y sería una elección magnífica para un almuerzo navideño. Con ramas verdes y algunos adornos rojos, los colores típicos de estas fiestas, unas piñas cogidas en el campo y una sencilla vajilla blanca como la de las fotos, quedaría simplemente perfecta.

Todos los de nuestros manteles son linos de gran calidad, fabricados por maestros tejedores de tradición centenaria

Y si lo que realmente queréis es darle protagonismo a la servilleta, ¿por qué no bordar unas bien grandes de hilo blanco con nuestras iniciales Villalegría en rojo? Serán la guinda del pastel.

Espero que mis propuestas os hayan resultado inspiradoras y pensad que lo importante es dedicarle un poquito de tiempo y de mimo a vuestras mesas. Para mí es una forma de demostrar a los tuyos que te importan y que has trabajado para hacer que se sientan a gusto.

¡FELIZ NAVIDAD!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 3 =